viernes, 22 de mayo de 2015

SEXO ENTRE REJAS


El vapor que producían sus cuerpos en contacto inundó el cuartucho estrecho en el que estaban. A sabiendas de la inmunidad de la que gozaban, hacían del grito su único lenguaje en común. No era la primera vez que el funcionario mantenía relaciones con una reclusa, peo sí era la única a la que no había tenido que someter. A pesar de sus muchos años de funcionario, seguía manteniendo su asombro cada vez que recordaba la masacre realizada por ella.

Era la primera vez de la presa en la cárcel y su condena iba para largo. Seguramente le eligió a él para obtener protección, seguridad, y...por qué no decirlo, también sexo.

2 comentarios:

  1. Suena bien...
    En que celda dices que está???...
    jejejeje
    Armando Magec

    ResponderEliminar